DSC_0504 - copia - copia

El Rastro de Madrid

Lo más castizo de Madrid

¿Sabías que el nombre del Rastro proviene del rastro de sangre que dejaban las reses tras salir del matadero que allí había?

Pues si, el mercadillo más castizo de Madrid es conocido con este nombre desde finales del Siglo XV, y era originariamente un mercado de ropa vieja y usada antes de ser tomado por mataderos y tenerías para trabajar las pieles, de donde viene el nombre, por ejemplo, de la plaza de los Curtidores.

En el sigo XVII el Rastro se llena de vendedores de correajes, fábricas de zapatos, ropa y velas, y en el siglo XVIII llegan otros productos comestibles, trastos e incluso objetos robados, que fueron acompañados por anticuarios, almonedas y vendedores de joyas usadas en el Sigo XIX.

rastro2El rastro ha ido perdiendo parte de su encanto con la entrada del Sigo XXI, aunque todavía quedan muchas callejuelas donde hallar pequeños tesoros y piezas únicas.

rastro3Hoy, es el punto de encuentro de madrileños y foráneos, jóvenes y viejos, gente que busca antigüedades, artículos militares, ropa de segunda mano y piezas olvidadas. Y pendientes, camisetas y CDs.

Lo mejor, para nosotros, rodea la Plaza del Cascorro, donde podéis curiosear entre sus tiendas de antigüedades, libros olvidados y trastos de mil usos.

Merece la pena acercarse, perderse por entre la multitud, y encontrarse con amigos, unas cañas y unos caracoles. Y es que en el Rastro, lo más castizo de Madrid se renueva cada domingo.

C/ Ribera de Curtidores, Madrid

Gracias por compartir!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *