cuenco de rafia

Cómo hacer cuenco de rafia

Hoy os traemos un DIY tan fácil como chulo, y donde explicamos cómo hacer un cuenco de rafia, una idea muy chula que hemos visto aquí. Nos ha gustado para hacer un frutero, un sitio donde dejar las llaves, el típico cuenco decorativo que hay en salón o en el mueble de la entrada… en fin, se nos ocurre un montón de utilidades que darle, y en realidad el procedimiento no debe ser muy distinto a, por ejemplo, hacer una lámpara de rafia, así que tomar nota y vosotros veréis lo que hacéis :)

Qué necesitamos

Necesitamos los siguientes utensilios:

Cuenco de rafia

  • Unas tijeras
  • Film transparente
  • Una madeja de rafia o cuerda gruesa
  • Pegamento
  • Dos boles de diferente tamaño. Uno tiene que ser del tamaño que queráis hacer vuestro cuenco

Cómo hacer un cuenco de rafia

Es bastante sencillo, y sólo hace falta seguir los siguientes pasos:

Paso 1: cortar varias hebras de rafia / cuerda de esparto de forma que puedan dar varias vueltas al rededor del bol. Además, en uno de los boles (el que no tenga el tamaño del bol que queréis hacer), echar una cantidad de pegamento parecida a la de la foto.

Después, humedecer bien con el pegamento todas las hebras que hayáis cortado en el paso anterior, de forma que queden bien impregnadas todas las partes de la hebra, de principio a fin, sin que queden trozos sin pegamento. Es importante que no queden huecos o esas partes quedarán con un aspecto y una textura diferente al resto. Es un poco pringoso, si.

Cuenco de rafia

Paso 2: envolver el bol que tiene el tamaño del cuenco que queréis hacer con el film transparente, de forma que quede completamente cubierto. Después, cubrir el bol con la rafia impregnada en pegamento, de forma que los extremos siempre queden en la parte de abajo, la que será la base de nuestro cuenco. Utiliza tanta rafia como quieras, en función de si quieres un cuenco muy tupido o más sencillo. Deja secar (al menos 3 horas, pero mejor si lo dejas un día entero para que se endurezca bien)

Cuenco de rafia

Paso 3: una vez que esté seco (y duro), quitar el film con cuidado de todas partes. Puede ser un poco tedioso y a lo mejor se queda un poco pegado, pero insiste que al final sale. Y ya está, ya tienes tu cuenco de rafia hecho y lo puedes usar para lo que quieras :)

Cuenco de rafia

¿Os ha gustado? ¿Habéis hecho alguno? Mandarnos vuestras fotos que lo publicamos con mucho gusto!

Gracias por compartir!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *